resonancias.org

Narrativa
07 10 2018
El triunfo de un arribista por Fernando Arrabal

El talentoso dramaturgo, cineasta y narrador Fernando Arrabal ha escrito este cuento “a la manera de Jorge Luis Borges”, su amigo y maestro. En su ficción, usa las mismas palabras, las frases y las formas retóricas del habla argentino para narrar la consagración pública de un impostor. Ya hace algunas décadas que el gran maestro Borges ha desaparecido. Semanas antes, Arrabal hizo una película en español y en francés sobre el gran escritor argentino, era su séptimo y último largometraje: “Jorge Luis Borges, una vida de poesía”. Arrabal demuestra que conoce a fondo la ingeniería genética y lo traduce en lenguaje de la época cuando Borges vivía. La antigua Secta del Ardor sostenía “que desde el más microscópico virus hasta la última célula humana, todo cuerpo disponía de su propia sabiduría (…) encerrada en un laberinto en forma de caracol”. En otras palabras, el código genético. Al conjunto de todos los códigos genéticos lo llamaron el Repertorio. Una científica, Sophie Kelly —su descripción física y moral es borgesiana— y Georges Marechal “un triste compadrito desembarcado en el Instituto en 1960 sin más virtud que la infatuación de su arribismo”. En veinte años, le vieron pasar de recadero a director. La intriga gira en torno al asesinato de Sophie Kelly por Marechal para apropiarse de su descubrimiento del virus responsable de una epidemia que se propagaba por el mundo. El usurpador recibe por dichos trabajos el Premio Nobel. Al morir, el arribista conversa con Dios, pero éste lo confunde con su víctima, Sophie Kelly, como si ambos formaran un solo ser. Al final, el lector no sabe si este excelente cuento es un inédito de Jorge Luis Borges o la ficción de Fernando Arrabal.

Copyright: Fernando Arrabal

ACERCA DEL AUTOR
Fernando Arrabal

Fernando Arrabal nació en Melilla (Marruecos Español) en 1932, de padre republicano y madre franquista. Su padre era oficial del ejército español. Desde 1954 reside en París. Algunos títulos de sus dramas: "El cementerio de automóviles", "La comunión solemne", "El arquitecto y el Emperador de Asiria"... Sus películas: “Viva la muerte", en la que describe su infancia, atormentada por la desaparición de su padre durante la guerra civil española y la dictadura franquista. Además es poeta y pintor, como lo muestra el voluminoso libro de arte, "Arrabal espace", editado en francés en 1993 por Ante Glibota, y que presenta su obra literaria, dramatúrgica, cinematográfica y artística. Recibió en España el Premio Nacional de Teatro 2001, el Premio Nacional de Literatura Dramática 2003 y en 2006 le concedieron la Legión de Honor francesa.