resonancias.org

Homenaje
11 06 2019
Comunión virtual de los escritores de las galaxias Gutenberg hispanoamericanas por Gerardo Luis Rodríguez

Deberíamos irnos o llegar, a ninguna parte y, hasta ese lugar sin nombre y ese río de los desconocidos; llegaría el eco de la esplendorosa y siempre virgen imaginación, con las resonancias nominando los pliegues más absurdos de las escrituras que se producen donde sea y se procesan, desfilan, corean y "silencian", como en una trompeta muda sin puntos cardinales: Resonancias.
Los Pirineos al frente del Café Aragón escuchaban los cuchicheos de dos suramericanos que conservaban los viejos reflejos de los luchadores clandestinos de los 1970, y que acababan de darse cuenta de afinidades políticas, artísticas, esotérico-chamánicas y los sonoros encuentros con Castaneda, Saúl Yurkievich, Botero, Jodorowsky, entre otros publicables, tan suramericanos como estos dos personajes que se reunían, en el año del lamentable y fabuloso derrumbe, del orgullo babilónico de las Twin Towers, cuyas Resonancias y humareda llegaban hasta la profundidad del inconsciente colectivo.
En ese nano instante, llegué a Resonancias impulsada por la tenacidad del escritor peruano Héctor Loaiza, trotamundos estacionado, en lo “invisible”. Resonancias persiste hasta llegar al número 150, motivando, conectando parte de la pléyade de escritores de aquí y todas las galaxias Gutenberg con los más absurdos lectores como el enano de Siritin o el gigante jupiterino Tangran.
Y prefiero remarcar, que sin esta clase de artistas-promotores, esta escultura de la comunión virtual escrita, Resonancias no hubiese reventado tantos teclados como minutos y neuronas tiene cada artículo de la revista suramericana, de un mundo, que ya no sabe, ni le interesa saber, donde estoy —Héctor sí— y concitar a 6 millones de lectores y llegar más alto que las Twin Towers; 150 moradas literarias, indestructibles, construidas por los 10 dedos de cada creador y colaborador y gracias a la tenacidad, cuasi juvenil de Héctor, su hijo Dan, su esposa que se fue de este mundo hace algunos años, y los miembros del equipo, radicados en Buenos Aires, Bogotá y Pau (Francia).
En las cumbres del Huascarán plantamos el banderín: Resonancias 150.

Casa Corazón luminoso, Bogotá (Colombia).

Copyright: Gerardo Luiz Rodríguez

ACERCA DEL AUTOR
Gerardo Luis Rodríguez

Gerardo Luis Rodríguez, tras haber seguido estudios de filosofía en la Universidad Nacional de Bogotá, vivió en Chile durante el gobierno de Allende. Después del golpe de Estado de Pinochet en 1973, escapó a la persecución policial. Como escritor, publicó seis libros, entre relatos y poemarios. Residió en Francia durante diez años. Participó con un ensayo en el libro colectivo "Alain Laborde, Dix années de pinture (1984-1994)", editado en Pau (Francia). A través de la creación artística, persigue el objetivo ambicioso de sincronizar las fuerzas del Yo con las del universo. Sigue escribiendo para ser fiel a la misión que se ha dado en Europa: fomentar el diálogo entre las culturas.